Source

Bibliographic data

Gambón, Vicente: Suplemento á las Lecciones de historia argentina. Buenos Aires: Ángel Estrada y Cía., 1905, 89–90.

"Immigration to Argentina"


[p. 89]

Ese aumento asombroso de población tiene su factor principal en la inmigración , que en estos últimos años ha ascendido en proporciones notables. Desde 1857 hasta 1903 han entrado próximamente en la República dos millones y medio de inmigrantes, los cuales en 1904 aumentaron la población en 90.000 individuos, cifra que no se había alcanzado desde 1890. En el último decenio son más de un millón los que han Ilegado á nuestras playas. Este movimiento se comprende fácilmente atendiendo á las ventajas que la ley de inmigración de 1875 concede al que viene con propósito de trabajar en el país. Según esa ley, vigente todavía, el inmigrante obtiene: 1.° pasaje gratuito y alojamiento y manutención, también gratuitos, durante una semana después de su llegada: 2.° Viaje á costa de la Nación hasta el punto en que desea fijar su residencia: 3.° Introducción libre de derechos de sus herramientas, prendas y muebles: 4.° Un lote de terreno de cien hectáreas á los cien primeros colonos si son jefes de familia. Los demás reciben el terreno á razón de 10 $ la hectárea, pagaderos en diez anualidades á contar desde los dos años de su instalación: 5.° Animales de labor y de cría, semilla y útiles de trabajo, á lo menos por un año, á todas

[p. 90]

las familias que van á establecerse en las colonias agrícolas.

Con estas condiciones tan ventajosas, con las cuales el colono viene fácilmente á hacerse propietario, nada extraño que el inmigrante halle en la República condiciones de bienestar que no le ofrecen otros países. Sin embargo, el problema de la inmigración no se halla todavía resuelto entre nosotros. La mayor parte de los inmigrantes no aporta más capital que el de sus brazos y muchos de ellos convierten la República en un país de aventura y de especulación, sin más aspiraciones que reunir una pequeña fortuna para regresar al país de su nacimiento, ó permanecer aquí como elemento flotante é improductivo, para convertirse en factor incómodo de perturbación el día en que explotadores sin conciencia quieran llamarlos á dar cuerpo á las huelgas y agitaciones obreras, verdadera locura en un país en que no tiene, por ahora, razón de ser el conflicto entre el capital y el trabajo.

Recommended citation: